viernes, 11 de septiembre de 2015

Elvis Presley. El Rey.



 
Nunca fui devocionario suyo. De hecho, siempre lo ignoré, en no poco me causó cierta vergüenza ajena y nunca entendí sus ridículas y horteras trazas por eso sencillamente me he lanzado a hacerle un homenaje al Rey. A Elvis Presley. A título personal soy más de rock y blues, sinfónicamente detesto lo marciano salvo raras excepciones y me acuso de amoroso a los que siempre fueron mis ídolos véase Led Zeppelin, The Doors, Pink Floyd, Guns N´Roses, Ramones, Dire Straits, Alan Parsons, Aerosmith, Rolling Stones, Beatles, Dylan, Lenny Kravitz, el Grunge de los 90´o sencillamente Vangelis y Leonard Cohen junto con lista más que interminable. Pero nunca de Elvis si bien recientemente tan solo un poco, un poco solo lo escucho.

    Señalar que Elvis nunca hizo nada, se lo hicieron. En su vida compuso un tema, lo cantó. Y siempre, siempre le dijeron lo que tenía que hacer, mas lo hizo bien. De ahí su final???. Quizá. En esta vida sin recursos propios no se sobrevive aunque no cabe duda que infinidad de músicos los tuvieron y tampoco sobrevivieron. Véase, Mozart.

     Vamos pues con el más grande, con el Rey no del Rock sino el REY, a secas.

   
  Corría el año 1935 y más en concreto un 8 de Enero cuando vino a este mundo un niño con difícil embajada. Su nombre Elvis Aaron Presley. Tupelo, Misisipi. Elvis nació apostando bastante fuerte, cuando menos, al fifty-fifty ya que su hermano gemelo se quedó en el alumbramiento. Hijo de unos extraordinarios padres si mal de humilde extracción Elvis alumbró en paupérrima casa de dos habitaciones. Como madre, ama de casa de origen Cherokee y diaconisa de la iglesia de la Primera Asamblea de Dios. Como padre, un cabeza loca en el buen sentido de la palabra. Su progenitor nunca tuvo un trabajo estable, antes bien era un vago de siete suelas. Alternaba series de chapuzas con largas jornadas de paro, más o menos como no pocos padres de esta maltratada España actual pero.... evidentemente sin la holganza del padre de Elvis. Con 3 años, Elvis tuvo que contemplar como su pobre padre era confinado en una cárcel del estado por falsificación de cheques y la familia desahuciada de su infame piso de alquiler se traslada a casa de unos parientes que les ofrecieron cobijo y un plato caliente viviendo de subvenciones del estado. Eran lo que en América se denominaba unos "White Thrash" lo peor de la escala social blanca pero un peldaño por encima siempre de la sociedad negra.

     
 Con 10 años el pequeño Aaron se traslada a Texas donde su retina y espíritu se ven impregnados de la América profunda. De esa maltratada América de cow-boys, sombreros Stetson, rancheros sin cuento y countries a maravilla. Es la antítesis de ciudades tales que Boston, New York, Los Ángeles o Seattle y se instala en un barrio proscrito por la conservadora América, en un barrio de negros. Ni que decir tiene que los resultados académicos de Elvis eran del todo nada brillantes.

     1948. La familia emigra a otra vivienda social. Esta vez en Memphis, Tennessee. Y es allí donde viendo las revistas y escuchando las radiofórmulas se ilusiona por la música. Patillas y tupé serían todo uno y un rockero aunque desgastado y ajado aliño indumentario serían las señas de identidad de Elvis. Había nacido una estrella???. No. Todavía no.

   
   Con esta facha abandona el instituto para ponerse a trabajar de camionero. Os recuerda a algo el oficio de camionero en un rockero???. Bingo!!!!. A Bruce Springsteen. Y un buen día se interna en un estudio de grabación de Sun Records. Así, por la jeta o...... por la patilla. En EEUU, ese país de oportunidades en los 40´ para todo aquel fuera blanco se impuso un buen negocio. Eran miniestudios de grabación donde uno entraba grababa un single previo pago de 4 dólares y acto seguido el aspirante a cantante se iba con su vinilo bajo el brazo. Esa fue la auténtica vocación de Elvis para luego regalárselo a su madre. Y...... un mecenas de la época llamado Sam Phillips se fijó en él.

         La voz de Elvis era como la de un NEGRO. Por aquel entonces y sin la Motown de Detroit en escena los negros empezaban a despuntar por su godspeliana voz pero los expulsaba el sistema por su color. No así la voz de un negro en un blanco y con estos mimbres Elvis grabó su canción y su aullido fue radiado por las emisoras de Memphis recibiendo no pocas llamadas para que repitieran la canción de ese prodigio llamado Elvis.

         En un año, multimillonario. Y sin haber hecho absolutamente NADA.

         "Blue Moon of Kentucky" fue la cara "B" de su primer single con Sun Records. Y su primer éxito más que rotundo. En realidad, Elvis seguía haciendo lo que le decían y esta canción fue un remake de un tema de Bill Monroe en la línea del más puro "Bluegrass" de Country. La canción es esta:

https://www.youtube.com/watch?v=Sbw2dsqpX94

        Si bien esta más reciente mola mucho, pero que mucho más y el video con el niño es excelente:

https://www.youtube.com/watch?v=_LBUkldstS4

         Con este bombazo, Elvis comienza una pequeña gira tan solo por Memphis. Eran los años 1954-1955 y su agenda musical que nunca creativa se complica al tener que vagar de radio en radio y el sello RCA se fija en él de la mano de un tal "Coronel Parker", Tom Parker de origen holandés. Señalar que a partir de ahora y hasta la muerte de Elvis, Parker tutelaría ferreamente la vida de su pupilo sin ningún tipo de recato.
   Haciéndose millonario y escalando desde un tímido 10% de beneficios hasta un más que vergonzante 50%  lo obliga a fichar por RCA indemnizando a Sun Records con 40.000 dólares. RCA en realidad vio en Elvis a un paleto, no nos engañemos ni andemos con sin sustancias. Un chico del pueblo, por y para el pueblo. Vestía como un chico del pueblo y así iba a explotarlo. De esta guisa aparejadas las cosas, Elvis empieza a descollar en diversos musicales de televisión y este medio sería sin duda alguna el que lo catapultaría a la fama. Decir que si bien no era Marlon Brando, era resultón, estiloso, guapito y donairoso por lo que con 20 primaveras logra cuajar saltando de la televisión a unos alicortos pero no poco mastodónticos conciertos para aquellos años. Había nacido el fenómeno "fan". Y.... el Rockabilly ya que por primera vez se introduciría una guitarra, un cantante, un bajista y una batería en la música. Hasta entonces todo habían sido melosos galanes de infame recuerdo.

         Cuentan en Hamburgo y Liverpool que cuando los Beatles actuaban en teatros las damiselas dejaban los asientos llenos de orines. Con Elvis si no esa ominosa traza algo parecida. Ya bien conocido por televisión sus fans sabían con quien se iban a jugar los cuartos, y como a toda acción se opone una reacción esta última no se hizo esperar. Elvis tuvo que buscarse guardaespaldas y es que esas poses y movimientos de caderas enervaban a los padres y madres de esa puritana sociedad americana. Poses inmorales, blanco y cantando como un negro. Muy, muy feo..... Se había convertido en "Elvis the Pelvis...".

   Cuántos canutos se fumarían Warhol y Dylan presenciando la foto de Elvis????. Imagino se quedaron sin ceniceros....:

     








            En realidad Elvis había iniciado un camino sin retorno que le llevaría a su autodestrucción. Se había convertido en un producto de márketing sin posibilidad alguna de retracto.

            1956, primera película de Elvis Presley."Love me Tender". Evidentemente bien reportada por un éxito comercial musical tuvo su éxito. Pero es que luego le siguieron 30 películas más. Estrella de cine???. No. Marketing. A Elvis seguía sin ocurrírsele nada propio.

             A los 22 años, ese chico camionero sin oficio ni beneficio se había hecho más que multimillonario y de hecho lo iba a demostrar. Su nueva adquisición sería la malograda y de infame recuerdo y luego veremos porqué "Graceland" o.... "Tierra de la Indulgencia". Su nueva morada. Decorada con el peor aliño imposible de nuevo rico, sus estancias eran rocambolescas, decadentes y no poco horteras. A día de hoy es un atentado al buen gusto. Véase:


      Ay, ay ay.....!!!:

     

 
     Y..... esto ya es escandaloso. Una capilla dentro del complejo:


         
       
   Pero abandonemos estos pequeños detalles de lo que se veía venir y sigamos con la historia del Rey. Pese a que su madre estaba enferma de hepatitis en 1956 debido a la ingesta de pastillas por la no asunción del sistema de vida de su hijo, Elvis se decide a realizar en 1958 el servicio militar contra todo lógico pronóstico. En EEUU si tenías dinero podías pagar por no hacer el servicio militar. A Elvis le sobraba. Pero como única decisión personal en su vida decidió hacerla sin ningún tipo de recato. Señalar que no quiso para nada ni un solo consejo de su manager. Se sentía americano y del pueblo. Tuvo muy a gala su origen y decidió hacerla por propia convicción. Destino: Alemania. Tragedia: la muerte de su madre, la cual lo sumiría en una depresión de proporciones bíblicas y empieza a flirtear con un tipo de anfetaminas que se les suministraba a los soldados alemanes para hacer frente al insomnio de las guardias nocturnas.

        
   Antes de seguir y a título anecdótico señalaré que George W. Bush se libró de Vietnam gracias a su papá. Cumplió el servicio militar en la Guardia Nacional al lado de su papá, su papá lo ascendió a teniente y de la mano de su papá llegó a presidente de los EEUU. Ahí es nada, queridos amigos.... Evidentemente su papá era más inteligente porque fue director de la CIA y de ahí a la presidencia pero su hijo es TONTO. Con mucho el peor presidente que dio EEUU. Si bien he de decir que el abuelo Prescott Bush fundador de tan ominosa saga fue un impenitente nacionalsocialista. Hablan de las monarquías europeas pero las norteamericanas con los Kennedy, Bush y ahora al parecer Clinton no son mancas....

          Elvis se queda sin grabar, filmar y en realidad, haciendo solo el servicio militar. Ante lo cual su fama asciende sin tacha y el Coronel Parker inicia toda una campaña de recopilatorios, compilaciones y reediciones de los éxitos de Elvis. Elvis sin saber porqué y sin haber hecho NADA salvo el servicio militar regresa a EEUU con más dinero que nunca. Increíble. El druida, mago o encantador de serpientes de tamaño prodigio: El "Coronel Parker".

       
   Una vez cumplido el servicio militar, año 1960 Elvis regresa como no, a EEUU para esta vez ya dar el impulso definitivo a su carrera. Porque sí amigos, hay músicos que lo son y bien mejores que Elvis pero nunca generaron tanto dinero como lo que aquí voy a contar. Abandona las giras para abrazar el cine y la televisión. Las giras eran tediosas, caras y poco remunerantes. Había que sacar más y más dinero todavía y a ser posible con el mínimo gasto. Lo mejor era hacer una película, de ella editar un disco y que Elvis iniciara una gira por todas las televisiones del país. Dos películas al año bastarían para sacar más dinero aunque Elvis no fuese un mal actor sino en mi opinión el peor actor de la histora del cine. En otro orden de asuntos se declara firme contrincante de la nueva ola de nuevos gustos musicales sin saber el infeliz de él que se iba a medir con los mejores músicos de la historia de la música rock tales que Janis Joplin, The Doors, Led Zeppelin, Deep Purple, Bob Dylan, Joan Baez, Jimi Hendrix, Santana....... los cuales componían ellos solos y habían captado el nuevo sentir de la industria musical. Ganar dinero vendiendo discos y componiendo pero.... eso sí, dando espectaculares conciertos. Era el denominado Rock Progresivo porque sencillamente el disco siguiente era todavía mejor que el anterior y en Elvis ocurría todo lo contrario si bien le guardaban magníficos éxitos para que cantara en el tintero.

   Por añadidura, su imagen moral se deteriora a pasos agigantados en un cúmulo de gasto desmesurado, relaciones sexuales sin control y.... pastillas, pastillas y más y más y más pastillas.....

      Le venía el vicio ya de lejos. En Alemania Elvis había comenzado a flirtear con pastillas psicotrópicas para aguantar despierto en las guardias nocturnas. Señalaré que Elvis jamás se drogó. Y cuando lo hacía fue siempre por prescripción facultativa como más tarde aclararé. Tomaba una serie de pastillas que le acarreaban numerosos problemas estomacales, hepáticos y cerebrales que paliaba con otro tipo de pastillas. Su vida se había convertido a los más parecido a un parque temático de farmacias llenas de pastillas. No me doleran prendas si afirmaré que tomaba pastillas para dormir y pastillas para despertar. Algo completamente increíble. Estaba literalmente obsesionado.

     
    En esta vida cuando uno no asume ser cola de ratón lo mejor es criticar y denostar al contrario por lo que inició una agresiva campaña contra las nuevas tendencias musicales que no de márketing como él. Y comenzó a meterse con lo que sería al fin y a la postre lo más granado de la música rock, no de entonces, sino de todos los tiempos. Véase los arriba suscritos. Por lo que aquellos lo acusaban en un principio de lascivo dados sus movimientos de cadera ahora se habían convertido por mor de los acontecimientos en sus adláteres. Mal, muy mal.

        En 1967, Elvis sienta levemente la cabeza y se casa con Priscila Presley de 14 años. Tuvieron una hija llamada Lisa Marie y poco más. Los continuos devaneos sexuales de Elvis eran ya una constante y Priscila le iría a la zaga. Un desastre de matrimonio. Por lo que se convierte en un ser todavía más autodestructivo. Por si no fuera poco su imagen seguía deteriorándose y a los 33 años estaba más pasado que las maracas de Antonio Machín. A Elvis, se le había parado el reloj.

       
  Con estos mimbres, Elvis cambia de modus vivendi y emprende un cambio de look más acorde con los tiempos. Es la época de los tupés, los monos de pedrería, estrafalarias gafas y los solapones. Por añadidura se embarca en lo que en realidad están haciendo sus muy criticados contrincantes musicales. En giras larguísimas, agotadoras e ímprobas. Por lo que su consumo de psicotrópicos se acelera por momentos al estilo Johny Cash. Su calamitosa situación le obliga al suspenso de no pocos conciertos o acortarlos notablemente ante el escándalo de sus admiradores, generalmente féminas que ya acudían con sus hijas a ver a un decadente Elvis Presley. Para todavía peor fario se divorcia en 1973 de Priscila y se convierte en una caricatura de aquel joven de baja alcurnia, delgado, atractivo y pésimo actor para llegar a pesar del orden de 130 kilos sobre el escenario.

       
    Su tren de vida se convierte en más que desmesurado. Compra un rancho y lo llena de caballos, camiones, coches, camionetas y toda suerte de pistolas y placas de policía con el solo objeto de jugar a indios y vaqueros. No contento con su estrambótica vida nombra como asesor espiritual a su peluquero, el místico Larry Geller el cual lo introdujo en un convento espiritual donde Elvis y a base de pastillas creíase curaba enfermos en tan ominoso recinto. En otro orden de asuntos su padre vivía plácidamente alejado de la estrella del rock pero bien cerca de la cuenta corriente de su hijo dilapidando fortunas y su manager, el famoso "Coronel Parker" de marras había subido su parte en el botín hasta un 50% dado que Elvis cada vez ganaba menos y menos dinero. Antes bien lo perdía. En cuanto a su médico particular....... lo dejo para el final.

    
    Por si no fuera poco, en una ocasión Elvis desapereció de Graceland. Había ido a entrevistarse con Richard Nixon. En tan suculento palique Elvis le aconsejó lo hiciera jefe de la Policía Federal para ser el azote de drogadictos y hippies pulgosos. No contento Elvis también disfrutaba vistiéndose de federal y deteniendo a todo aquel rebasase los excesos de velocidad del estado. No comment.

    
Elvis, también tuvo tiempo para el deporte. Muy aficionado al Kárate y en mucho, muchísimo a infelidades para con su mujer Priscila ésta definitivamente lo abandonó por el instructor de Elvis. Elvis, muy dolido todavía iría a peor. Así las cosas poseedor de flamante M16 para destrozar las televisiones de las habitaciones de los hoteles instigó a unos amigos para que asesinaran al contumaz instructor pero la sangre no llegó al río. Era el año 1971.

    
    En cuanto a su vida artística iba francamente mal. Pese a emitir un sublime concierto desde Hawai vía satélite para todo el mundo su salud iba cada día peor. Se le olvidaban las letras de los temas, lanzaba monólogos sin sentido al público y lo más triste, tenía que llevar pañales dentro del traje porque no controlaba los esfínteres. Un desastre. Lo peor de todo era que se daba perfecta cuenta de su decadencia. Para colmo, la contracultura musical norteamericana se burlaba de él y definitivamente dejó de cantar, más por no hacer el ridículo que por otra cosa. Un hombre que se había llevado a las féminas de tres en tres a su habitación era ahora deshecho musical, social y sexual.

    
   Elvis había flirteado también con la Mafia. Sencillamente los tenía comprados para que nada de su mundanal vida fuese narrada en revistas. Pero, agobiado por una situación económica más que asfixiante decidió despedirlos. Fue cuando y como por arte de magia se publicó un libro con todas, absolutamente todas sus excentricidades. Elvis se encerró en Graceland, lejos del mundanal ruido para leer libros religiosos tal que Don Quijote de caballerías y de corte ocultista. Lo que le faltaba....

       Un mal 16 de Agosto de 1977, Elvis envió a un sirviente por somníferos ya que no podía dormir. Se los tomó unidos con otras pastillas más y así otras dos raciones. Leyendo un libro sobre la Sábana Santa se incorporó para ir al baño y allí se desplomó mordiéndose la lengua. Había sufrido un colapso nervioso que lo llevaría a la tumba. El Rey había muerto.

  


    La autopsia declaró que Elvis Aaron Presley había tomado 14 estupefacientes distintos, pero esto tan solo era un caramelo de anís. Cuando los federales entraron en Graceland descubrieron que su médico particular le había expendido más de 10.000 recetas en tan solo 8 meses. Tenía la casa llena de botes de pastillas de las cuales abusaba sin cuento.

      Fue enterrado en un cementerio local, pero las autoridades decidieron definitivamente ubicarlo en Graceland ante un más que posible asalto a la tumba. Sencillamente Elvis estaba vendiendo más discos que nunca. Casi todavía con el cuerpo caliente de Elvis el "Coronel Parker" se puso a pactar un 50-50 por las ventas de Elvis con su padre en un funeral al que ni siquiera asistió de luto. Pero un juez sospechando abuso por parte de Parker investigó a este tipo. Se descubrió que era de nacionalidad holandesa y que había entrado en EEUU de forma ilegal y eso explicaba que jamás Elvis hubiese tocado fuera de EEUU por lo que se le desposeyó de todos los derechos de autor de Elvis los cuales recayeron en su hija Lisa Marie Presley presidenta del "Evis Presley Enterprises".

   


      A día de hoy, Graceland es la casa más visitada de EEUU después de la Casa Blanca.
       

   
  Como opinión particular, insisto. No fue santo de mi devoción pero reconozco su mérito. Era el mejor. Cuando cantaba Elvis era como si lo hiciera un ángel. Con la particularidad de que su voz jamás, jamás se deterioró y siempre salió al escenario a por todas. En eso es fácil reconocer a un ganador. Excesivamente sobreprotegido por su madre, el sueño del pequeño Elvis siempre fue una bicicleta, bicicleta la cual su madre le denegó por ser excesivamente peligrosa a cambio de una guitarra que en un futuro les segaría la vida a ambos. En otro orden de asuntos Elvis sí llegó a ser feliz muy a diferencia por ejemplo de Marilyn Monroe que nunca lo fue. Pero un producto de márketing tiene sus inconvenientes y Elvis, insisto nunca hizo nada. Se lo hizo un falso productor holandés sinvergüenza que se aprovechó de él sin ningún tipo de escrúpulos y definitivamente lo llevó a la ruina y a la muerte.


       Y.... ahora escuchadlo. No, no es Elvis es Dolores O´Riordan de "The Cramberries", a la sazón embarazada cantando "In the Guetto". Me parece fantástica.
https://www.youtube.com/watch?v=JPv0nU-_f6g